domingo, 25 de junio de 2017

solo se sale por arriba

el miedo no se supera.
más bien uno
se desespera,
se desesperanza,
se encomienda al amuleto
y se entrega.

promesa

enmancipame de mi amor
y quedate con él

viernes, 23 de junio de 2017

JAULAC en comprimidos

JAULAC

Jaula 420 mg, comprimidos. Venta libre - Industria argentina

Ingerir 1 comprimido cada 6 a 8 horas mientras los síntomas persistan.

COMPOSICION:
Cada comprimido contiene:
Jaula 420mg, recubiertos en jalea de cartón comestible predomesticada.

ACCIÓN TERAPÉUTICA:
Analgésico ritual, antiagregante mental, sedante (Anal, Anti, Seda).

CONTRAINDICACIONES:
(Si se excede) Alergia al Jaulac u otros antinflamatorios espirituales.

Consulte a su médico antes de ingerir este medicamento.

[Si ud. padece alguna disociación de personalidad, falta a la verdad o se maneja de forma traicionera o como se conoce en la jerga "mala leche", deberá ingerir la dosis indicada por no más de 5 días para el dolor o 3 días para la fiebre]

REACCIONES ADVERSAS:

Este medicamento puede producir kuestionamientos morales, pérdida abrupta de prejuicios, dolor de ego, reacciones de hipersensibilidad (erupción, picazón, urticaria), dolor estomacal, trastornos en el tránsito intestinal, mareos y cefalea.

INTERACCIONES CON OTROS MEDICAMENTOS:
Peligro: no mezclar con música del demonio.

CONSERVACIÓN:
Conservar en un lugar seco y fresco.

FUERA DEL ALCANCE DE LOS NIÑOS. NO UTILIZAR DESPUÉS DE LA FECHA DE VENCIMIENTO. ANTE CUALQUIER DUDA CONSULTE A SU CHAMÁN DE MARCADO RÁPIDO.

lunes, 19 de junio de 2017

"abrazalo todo,
hará que te eleves.
lo que nos colma
nos hace más leves"

sharif

poesida

ayer un tipo se murió de frío. lo encontraron esta madrugada, tapado con una sábana. suipacha al 500, acá nomás, qué importa en qué calle estoy mientras leo esto

domingo, 18 de junio de 2017

que vengas

quiero que vengas un día cálido para recibirte en mangas cortas, poder darte un abrazo.
quiero ir a la terminal a buscarte en bici en honor a cuando lo incierto es gracioso.
voy a llevar un vino que va a llegar abierto, yo también.
de tanto acariciarle las texturas a la espera, estoy tratando el tiempo como riquelme a la pelota.
dejé rosario minado de chistes internos. desempolvé mi risa cómplice.
pensé en poner el agua una y otra vez. pegotearle miel a la mesita de luz. prenderte la estufa.
planté árboles. practiqué discursos revolucionarios. me leí en voz alta.
cociné para cincuenta por si sos inabarcable.
rompí todos los vasos de plástico de la casa. soñé que me despertaba. aguanté la respiración. banqué la inspiración.
googlié la lista de contraindicaciones. escribí esta lista de ilusiones.
me agarré nostalgia de lo que aún no viví.
te cosí una musculosa abierta hasta la cintura. planifiqué la comisura de tus labios. divisé tu guarida entre las curvas de mi pecho.
mandé a bajar una porción de la luna. vos serías mi certificado.

sábado, 17 de junio de 2017

Sin manual

Basta de espacios. De espacio vacío entre palabra y palabra. De estar cuando no estás. Te invito a bucear. Ponete las antiparras y las patas de rana, sacá esa cara de antipática. Nademos entre vino y vamos. Que se confunda tu sudor con el mío con el río. Crucemos entre remos; ya es enero. Yo lo que veo no lo creo. Me desespero hasta que pruebo de nuevo lo nuevo. Y, ahí mismo, me entrego.

Juego. Sin manual. Concentradísimo apenas en que no me voy a ahogar. La aguja de la brújula me pincha al andar. El sol me brota por todos los poros. Rompo el silencio y armo un porro. Todas las porquerías que diría mi voz antes pasada - ya la eché y me quedé en patas. Desde la isla veo pasar una fragata. Atada con un ancla se va a quedar a dormir acá. Yo, ya suelto, voy a flotar. Vos?

encerrados voluntarios

quisiera ser de seda,
de vino estoy,
de desamor violeta.

muchacha semifusa,
será mejor que te cuides
si decides
que te digan qué hacer
los que despiden.

a mí no me inhiben.

andamos encerrados voluntarios entre cementos,
igual encomendados a la pacha:

fumando puchos.
haciendo barullos.
resistimos como somos como yuyos.
verdes.
que ven mil veces el mismo ventanal.

vamos soportando el vendaval.

barracas,
bardo a las barricadas,
bandadas de inventos.

tiempos violentos
vs vuelos sinceros.

sacale el velo
y velo.

viernes, 9 de junio de 2017

El campo de batalla era su ser

Los vio por primera vez de adolescente algún verano, en uno de sus viajes a la parte antigua del conglomerado de islas. El Doctor, por entonces un joven movido por la curiosidad, llamaba a esa época "la tregua", porque la guerra entre él y su padre cesaba momentáneamente.

El campo de batalla era su ser. Su cuerpo, devastado por el armamento pesado de un rival más grande. Su ánimo, menguado por la propaganda. Su mente expuesta a la guerra fría.

Descubrió entre largas caminatas que su futuro se desenvolvería lejos de los humanos. De avistar pájaros y atacar panales a estudiar para ser biólogo. De su hogar atormentado a la fría academia. De ser colonia a independizarse.

Una sola vez quedó boquiabierto por asombro y no por una golpiza. Caminando por el bosque Malietoa, notó una extraña madriguera entre árboles y se sentó a esperar. Movido por una oscura certeza, detuvo todo movimiento y dejó que la naturaleza respondiera la pregunta que nunca enunció.

Cinco Pelkendrús del tamaño de un niño aparecieron cuando el sol marcó las doce. No pudo imitar su piel plateada ni siquiera en recuerdos. Tomó el encuentro como una señal y siguió volviendo, y asi lo hizo por años.

Con aires de proteccionismo, no le dijo a nadie de las mítólogicas aves terrestres. Se obnuviló con su luminiscencia, similar a las noctilucas del mar Pacífico, que hacen brillar el océano cuando la luna oscurece. Se convirtió en el primer humano, tal vez en siglos, en atestiguar ese canto gutural y armónico que los brujos dicen anticipa la tormenta anual.

Dijo que los amaba y comenzó a perseguirlos. De la excusa una cruzada violenta para encerrarlos. Luego creó el Instituto de Investigaciones Oníricas y domesticó al último clan de Pelkendrús.

Normalizados, los seres perdieron su color plomo cromado. Ahora se ven blanco autómata. No sufrió al comprender lo que había hecho. Dicen los viejos sabios que la historia se repite. Él los oye sin escuchar.

lunes, 5 de junio de 2017

Algunas batallas

mi poesía contra tu policía
mi pinta contra tu presión
mis pasos contra tus poses
mis papeles contra tus pesos
mis palabras contra tus plazos
mis plantas contra tus planes
mis planetas contra tus planos
mis pajas contra tu porno
mis pinceles contra tus pinzas
mis pinzas que cortan tus peros
mis puentes contra tu paz
mi paz contra tus pymes
mi paciencia contra tus
pantallazos
mi polen contra tu pasta
mi peste contra tu posta
mis piernas contra tus perímetros
mis perpendiculares
contra tus paralelas
mi pasión que rema en contra de tu posesión
Sometimes YOU have to be your own hero